Realidad Empresarial Actual

Realidad Empresarial Actual

No obstante, consideraba que “los costes sociales, económicos y humanos que ha supuesto la pandemia han sido, sin duda alguna, enormes”.

En segundo lugar, Bellé consideraba que la pandemia ha supuesto una aceleración de la digitalización, una aceleración que ha estado marcada por la evolución de la tecnología y los cambios de comportamiento de los usuarios, lo cual ha tenido una doble consecuencia: la adopción de tecnologías por parte de las empresas y las administraciones públicas, y el cambio de comportamiento de los consumidores. En este sentido, la mayoría de las empresas han tenido que afrontar una doble evolución: una evolución tecnológica, y una evolución de comportamiento de sus empleados, lo que ha supuesto una doble barrera.

Por su parte, De Lara consideraba que “las empresas y las administraciones públicas han tenido que afrontar un cambio muy brutal. Y esto ha supuesto una aceleración que, en mi opinión, estaba en marcha desde hacía mucho tiempo. En todo caso, esta pandemia ha acelerado ese camino de forma brutal, de tal manera que hoy en día estamos en una situación en la que estas organizaciones no tienen vuelta atrás”.

En tercer lugar, Bellé recordaba que la digitalización es un proceso que viene de muy lejos, y que, aunque dos años son muy pocos, la pandemia ha supuesto una aceleración brutal, porque ha estado marcada por la evolución de la tecnología y el cambio de comportamiento de los usuarios. No obstante, recordaba que la digitalización no es un proceso nuevo, y que las empresas y las administraciones públicas llevaban tiempo trabajando en ello. En este sentido, consideraba que “la pandemia ha supuesto un empujón, de tal manera que hoy en día estamos en una situación en la que estas organizaciones no tienen vuelta atrás”.

En cuarto lugar, Bellé consideraba que “la digitalización es un proceso que no tiene vuelta atrás, y lo que estamos viviendo hoy en día es una aceleración brutal de ese proceso”. En este sentido, consideraba que “las empresas y las administraciones públicas han tenido que afrontar un cambio muy brutal. Y esto ha supuesto una aceleración que, en mi opinión, estaba en marcha desde hacía mucho tiempo. En todo caso, esta pandemia ha acelerado ese camino de forma brutal, de tal manera que hoy en día estamos en una situación en la que estas organizaciones no tienen vuelta atrás”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.